Saltar al contenido

Radios

En tu tienda vintage online queremos enseñarte a encontrar tu radio vintage que llevas buscando hace mucho tiempo. Por eso te ayudaremos un poco para que puedas escoger la que mejor vaya a tu estilo vintage.

¿Te ayudamos a elegir tu radio?

Las vamos a calificar por diferentes tipos según sus funciones o su modo de uso:

Analógicas: Los sintonizadores más antiguos utilizan el sistema analógico para buscar la frecuencia deseada a lo largo del dial. Son menos precisas a la hora de afinar en la sintonización pero conservan la tradicional magia de girar la ruedecita.

Digitales: Al igual que en la televisión, el número de radios que adoptan este sistema cada vez es mayor. Permiten afinar mucho más a la hora de sintonizar la emisora y cuentan con ventajas muy chulas como la posibilidad de buscar una emisora por su nombre y no sólo por su frecuencia.

Sintonizadores de Sobremesa: Son equipos que precisan de estar enchufados a una fuente de alimentación externa (la red eléctrica) para funcionar. Pese a ser relativamente más incómodos de transportar que los portátiles, suelen ofrecer mayores prestaciones que éstos.

Sintonizadores portátiles: Los reproductores de radio que puedes trasladar de lugar fácilmente. Transistores de mano, radiocasettes y una larga lista. Vienen equipados con baterías que suministran energía al aparato cuando no está enchufado a la corriente.

Radios con Tocadiscos: Incorporan un reproductor de discos de vinilo antiguos. Aunque hoy en día no es el medio más utilizado, eso está claro, siguen contándose un gran número de adeptos a este tipo de nostálgicos aparatos.

Radios con Mp3, Bluetooth o USB: Las nuevas tecnologías también se han incorporado en los aparatos de radio en los últimos tiempos. Una gran parte de los dispositivos actuales te permiten conectar tu smartphone o tu pincho y escuchar tu música cómodamente.

Radio-despertadores: Radios con función despertador con las que poder despertarte escuchando tu emisora favorita. Estos clásicos de las mañanas siguen teniendo cuerda y la tendrán por muchos años.

No te vayas sin ver: